La fisioterapia es una disciplina sanitaria Universitaria que capacita para el tratamiento de patologías que cursen con trastornos del movimiento, función y dolor, mediante la terapia manual, el ejercicio terapéutico o la aplicación de agentes físicos (calor, frío, electroterapia, hidroterapia).
Estas patologías pueden ser:

  • Traumáticas, por ejemplo lesiones de ligamentos, fracturas, contusiones, distensiones o rupturas musculares.
  • Inespecíficas como las algias vertebrales (lumbalgia, dorsalgia, cervicalgia), patología tendinosa, trastornos posturales, los dolores radiculares (ciatalgias, cervicobraquialgias) o el dolor neuropático.
  • Neurológicas como los parkinsonismos, ictus cerebrales, ataxias, esclerosis múltiple, etc.
  • Reumatológicas como la artrosis y la artritis.
  • Respiratorias como el EPOC y el asma.
  • Cardíacas y vasculares por ejemplo en la recuperación postinfarto o en edemas linfáticos.
  • Quirúrgicas, por ejemplo en la recuperación de prótesis, consecuencias de las cicatrices, etc.
  • Génito-urinarias destacando la recuperación del suelo pélvico y las incontinencias.
  • En definitiva todas aquellas patologías en donde quede afectado el movimiento (afectando a la función) y/o presenten dolor agudo o crónico.
  • La terapia manual como tal engloba todas las modalidades de tratamiento en las que el paciente es un sujeto pasivo que recibe presiones, amasamientos, movimientos,vibraciones, etc.; actualmente existen muchas disciplinas dentro de la terapia manual (Maitland, Kalteborn, Inducción miofascial, Neurodinámica, Sohier…).
  • El ejercicio terapéutico engloba modalidades como el pilates clínico, gimnasia abdominal hipopresiva, T.R.A.L., etc, en las que es el propio paciente el que debe realizar las actividades guiado por el fisioterapeuta. Puede ser en grupo o individual, o incluso como “deberes” para casa.